Poemas en castellano.

Tú, que jamás desapareces

Y volverá el horror

al mundo en que se ocultaba.

De los otros,

de los mundos en que és abono fértil y constante,

de la respiración y los sueños,

nunca se ha ido.

Ha vivido ahí, cada segundo,

ensangrentándolo todo.

Las almas blancas del mar,

los pies negros de la tierra,

lo harán salir hosco, frío, descarnado.

Porque tu horror es más pobre que el mío,

porque huele peor que el mío

porque tiene más hambre que el mío.

Por eso saldrá,

gritando, los brazos en jarra,

los puños en la cintura.

Saldrá mordiendo voces ya oídas,

por el odio embalsamadas,

y se cerrarán los mares, 

se levantarán muros de miedo en las llanuras,

y se arrancarán los hijos a sus madres.

Porque tu odio es más noble que el mío,

porque es un odio perfumado

y alimentado de los fantasmas que pueblan el mío.

Momento

Anclo la mirada,

mis pensamientos fluyen y se estancan,

sin reglas ni armonía, en la distancia.

En las velas del aire llega el mar.

Rompe el agua

el silencio atronador del día.

Me fragmento en tiempo,

y me elevo y me desplomo líquido

en surtidor sonoro.

Los caminantes silentes

entonan, entre luces y sombras,

la voz oculta de un coro .

Y vuelvo , atraco mis ojos ,

en la distancia verde

en el rostro cercano.