Ara fa uns dies jo era a l’estudi fent una aquarel·la i l’Uli estava jagut al costat meu, mig adormit. De sobte es va alçar i es va adreçar a la porta d’entrada a la casa i va començar a grunyir amb el cos i cap ben estirats. Era la primera vegada , en els onze mesos de vida que té, que li veia aquesta actitud i em va sobtar molt. Com que no deixava d’estar parat davant la porta i va començar a bordar vaig acostar-me a veure què passava. L’Uli no havia bordat mai, de fet no sabia com sonaria quan ho fes. Els que tenen boxers confirmaran que rara vegada bordenQuan vaig mirar pel mirall de la porta vaig entendre que passava. Fora hi havia la persona que fa la neteja de la finca i l’Uli mai no l’havia olorat ni vist. En aquell moment vaig saber que el meu gos, que és un cadell com un tros de pa, també és un gos de guarda. Però també estic quasi segur que si la persona de fora li hagués parlat suaument i li hagués donat un premi en forma de menjar, la seva cua tornaria a moure’s com un ventilador i els seus grunyits s’haurien transformat en un frec contra les cames de l’home. 

Hace unos dia estaba en el estudio pintando una acuarela con Uli estirado a mi lado, medio dormido. Se levantó de pronto,  se dirigió a la puerta de entrada a la casa y comenzó a gruñir con el cuerpo y cabeza bien tiesos. Era la primera vez, en los once mese s de vida que tiene, que veía esta actitud y me sorprendió mucho. Como permanecía quieto delante de al puerta y empezó a ladrar me acerqué a ver que pasaba. Uli no había ladrado nunca, de hecho no sabía como sonaría cuando o hiciera. Los que tienen boxers confirmarán que rara vez ladran. Cuando me acerqué a mirar a través del cristal de la puerta entendí que pasaba. Fuera estaba la persona que limpia la finca y Uli no la había olido ni visto nunca antes. En ese momento supe que mi perro, que es un cachorro bueno como un pedazo de pan, también es un perro de guarda. Pero también estoy casi seguro de que si la persona que estaba fuera le hubiera hablado suavemente y dado un premio en forma de alimento, su cola volvería a moverse como las aspas de un ventilador y sus gruñidos se habrían transformado en un roce contra las piernas del hombre.