Ahir va tornar l’ Uli a casa després de dos mesos d’absència a causa d’una fractura de genoll que vaig patir. Aquest temps ho ha passat amb una cuidadora a l’àrea de Barcelona. A pesar que no estic recuperat per complet, ni tan sols en un 50%, he sentit una gran enyorança per aquest company meu que dins d’un mes complirà un any. 

Quan va tornar , ell que és un terratremol, no s’hi va acostar en cap moment al genoll fet malbé encara que de la resta del meu cos no va deixar- se res per fregar, empènyer i llepar. La sensació d’absència respecte a ell ha desaparegut finalment. I crec que, tant l’Uli com jo, hem recuperat una mica de felicitat. 


Encara durant un mes més, una persona s’ocuparà de passejar-lo però la resta del dia sempre hi serem  a prop l’u a l’altre.




Ayer volvió Uli a casa después de dos meses de ausencia a causa de una fractura de rodilla que padecí. Este tiempo lo ha pasado con una cuidadora en el área de Barcelona. A pesar de que no estoy recuperado por completo, ni siquiera en un 50%, he sentido una tremenda añoranza por ese compañero mío que dentro de un mes cumplirá un año. 

Cuando regresó , él que es un torbellino, no se acercó en ningún momento a la rodilla dañada aunque del resto de mi cuerpo no dejó nada por frotar, empujar y lamer. La sensación de ausencia respecto a él ha desaparecido finalmente. Y creo que, tanto Uli como yo, hemos recuperado algo de felicidad. 

Durante un mes más, una persona se ocupará de pasear con él pero el resto del día siempre nos tendremos cerca el uno al otro.